La refundación de la Izquierda

Es un mestizaje de colores: rojo, verde, violeta, blanco. Es no supeditar un color a otro, sino llevarlos todos en la misma paleta.

Es creer en todos los derechos humanos para todas las personas, sin excepciones. En cualquier país, en cualquier ámbito de la vida.

Es la libertad, no los miedos; la igualdad, no la supremacía; la fraternidad, no los liderazgos. Es llamar, no esperar a que te llamen.

No es que creas en la política, sino que seas parte de ella, aunque no milites, aunque no tengas carnet. No es pedirte pureza de sangre, ni código de barras, sino que tengas algo que decir y ganas de hacer.

No es sólo refundar IU, pero también. Es tener generosidad, es no actuar con prepotencia; es no decir ven, sino vamos. No es una encerrona ni una estrategia, sino una puerta abierta y un espacio sin complejos.

No es crear una plataforma electoral, sino crear una alternativa donde el fin no sean las próximas elecciones, sino el futuro de nuestra sociedad. Es pedir y dar, no exigir y conspirar.

En Dos Hermanas, es lograr que toda la Izquierda tenga una referencia común, no atomizada. Es, también, arriesgarse a cometer nuevos errores, sin miedo a equivocarse, a caerse y a volver a levantarse. Porque sólo con los errores que no se cometen se puede perder todo y sólo de los cometidos se puede aprender.

No me mires, ni mires para otro lado: hablo de ti y de la gente que es como tú y como yo. Ya sabes como soy y como somos, y también como son los demás, así que sólo falta que nos encontremos. Es sólo cuestión de empezar. (Ya estamos tardando).

6 pensamientos en “La refundación de la Izquierda

  1. No trabajar para las elecciones sino trabajar para mejorar la sociedad… Esa es la clave, desde la izquierda tenemos la responsabilidad de cambiar lo que solo debe pertenecer al pasado…

    Todos estamos implicados, lo que nos jugamos es el futuro de nuestros hijos.

    Salud y república!

  2. Totalmente de acuerdo, una alternativa que de posibilidad de participación en la POLÍTICA, a tantos que estamos convencidos que otro mundo es posible, y al que se puede llegar con pequeñas acciones personales cotidianas, y con otras colectivas en las que cada vez se implique más gente.

    Y muy de acuerdo también en: “Es creer en todos los derechos humanos para todas las personas, sin excepciones”. En cualquier país, en cualquier ámbito de la vida”. El relativismo moral y la hipocresía de muchos a la hora de denunciar violaciones de derechos humanos no nos debe condicionar a los que creemos firmemente en esos principios.

  3. Pingback: La Semana Roja – Radio Karma

  4. Pingback: La Semana Roja, por don Carlos González : Blogografia

  5. Pingback: Quien mucho abarca » Archivo del Blog » La semana roja, de Carlos

  6. Pingback: La semana roja por Carlos González : Blogografia