Caminante

Ahora a mí me sucede
lo contrario que al hidalgo manchego:
que tomo por rebaños
a los ejércitos.

Léon Felipe, Versos y oraciones de caminante (1920)

Sobre la comparecencia de la Consejera de Salud por el fatal accidente del Hospital de Valme

Esta tarde ha estado presente Marea Blanca Sevilla en el Parlamento de Andalucía, asistiendo a la comparecencia de la Consejera de Salud para informar sobre el terrible accidente sucedido el mes pasado en el Hospital de Valme, donde murió Rocío Cortés, una vecina de Dos Hermanas. Mi compañero José Antonio Mesa también ha asistido al pleno.

En su intervención, la consejera ha dicho que todas las inspecciones periódicas del ascensor están en regla, que es la primera interesada en que se resuelva la investigación y se depuren responsabilidades, aunque ha concluido, ya de antemano, que “la Junta no tiene ninguna responsabilidad”, que desde el momento del fatal suceso se han puesto a disposición de familiares y de la investigación judicial. En su opinión, la actuación del SAS se ha realizado colaborando con la Justicia, y se ha hecho con garantías, objetividad y transparencia. También ha anunciado que el SAS se ha personado en la causa abierta por el tribunal competente.

La compañera de Izquierda Unida, Inmaculada Nieto, ha recordado que los problemas de mantenimiento y recortes denunciados por los colectivos de trabajadores/as (Asociación de Profesionales de Mantenimiento del SAS -APROMANSAS- celadores del sindicato USO) y de usuarios/as, el descenso de personal de oficio de las instalaciones sanitarias (21%), la externalización de los servicios hacia empresas poco cualificadas… etc., traen causa al deterioro de las instalaciones.

En el caso concreto del Hospital de Valme, nuestra diputada ha recordado que la adjudicación del servicio de mantenimiento de los ascensores se produjo en septiembre de 2013, por un importe de 354.000 euros, pero que la licitación inicial propuesta por el SAS salió en más de 600.000 euros, es decir, ¡menos de la mitad de lo que se calculó que costaría! Eso se llama baja temeraria, y está claro que ofrecer unos servicios por un precio tan bajo (aparte el beneficio empresarial) influye en la merma de la calidad del mismo.

Por otra parte, si, como ha afirmado la consejera, se han cumplido escrupulosamente los protocolos y la normativa aplicable, ¿no habrá que revisar éstos sí o sí, porque evidentemente han fallado? Así lo ha recogido Sebastián Martín Recio en twitter:

Inma Nieto también ha recordado a la consejera que no dice la verdad cuando ha afirmado que no se han presentado denuncias sobre el mal funcionamiento del ascensor, porque sí las ha habido, y están registradas, tanto en el hospital como ante la Inspección de Trabajo. ¿No es síntoma de que algo debía pasar cuando se registraron por escrito esas denuncias? ¿Por qué niega la consejera algo que se puede demostrar documentalmente?

En la web del Parlamento puedes ver las intervenciones completas en diferido (una vez subidas las imágenes de las sesiones).

Representantes de Marea Blanca Sevilla asistentes a la comparecencia de la consejera de Salud 

(Por cierto, en esta misma sesión plenaria también se ha aprobado el Proyecto de Ley de los Derechos y la Atención a las Personas con Discapacidad en Andalucía, que ha sido muy contestada por la oposición y por el público asistente).

Hacinamiento

Fotografías como esta son tan recurrentes que no se convertirán en virales,

no las recibirás por whatsapp,

no incendiarán los muros de facebook.

Nadie se irá cabreado de un grupo de telegram por discutir sobre ella.

Esta imagen habla de una injusticia con millones de personas refugiadas, pero

esa persona que te bombardea el móvil varias veces al día no te la va a enviar, porque

cualquier cosa que suceda más abajo del norte de África nos parecerá normal (*) y, lo que es peor:

no hablamos de ellas porque las ignoramos todas.

La foto es de Juan Carlos Tomasi.

(Escribí esta entrada el 17 de agosto pero, justo cuando iba a publicarla, sucedió el atentado de Barcelona, así que decidí postergarlo para evitar malentendidos, que hay mucho/a fascista suelto por ahí).

(*) Qué bien lo expresa Xosé Manuel Peiro en CTXT: “la reiteración de este tipo de imágenes lo que hace es promover la indiferencia”.

#TodosSomosBarcelona

A las 12 con Sigrid, Lothar, Pepe, Fran García, vecinas y vecinos que se ha querido sumar a la condena de los atentados en Barcelona y la solidaridad con víctimas y familiares.

Ningún integrismo es libertador de nada, ningún patriotismo debe descansar en el odio. Frente a la barbarie, la ternura de los pueblos.

(La foto es de Cadena DH).

Montparnasse

En París fui al cementerio de Montparnasse, como hacen muchas personas, a saber los motivos de cada cual. Visitar los restos de alguien que ya no es nada, es decir, que en realidad no está, es una de las expresiones más propias de la naturaleza humana, de las que más tienen que ver con lo que llevamos dentro, para bien o para mal. Tal vez fetichismo, claro,  y hasta necrofilia a veces.

Montparnasse es perfecto para repasarte las clavijas emocionales, pero mi condición de turista accidental en esa ciudad, que llevo encima tan imaginaria como inabarcable, me obligó a reconocerme ante Simone de Beauvoir y Sartre, primero (están a escasos metros de la entrada) y luego, un rato más de tiempo, con Julio Cortázar, con el que he estado recorriendo todo su París durante cinco días, como quien intenta encontrar a la Maga en el Pont des Arts, el sitio perfecto para buscar lo que no existe.

Algo de razón tenía aquel personaje de una película española de los noventa, no recuerdo cuál, que dijo “París no existe, es un invento de los franceses”. El (¿la?) París que visité a finales del siglo pasado tampoco existe, pero eso mismo es exactamente lo que nos pasa a las personas, así que nada de melancolías.

(Junto a Cortázar, sus dos mujeres, Carol Dunlop y Aurora Bernárdez).

Hace unos días vi en casa esta película dedicada a Beauvoir y Sartre, no sé si muy acertada en la narración de su relación más íntima, aunque dudo que eso importe hoy.