http://libertymoving.com/wp-co...5-internet original viagra bestellen acheter viagra sans ordonnance en espagne

Estamos jodidos

Salí de ver la película El bar con dos ideas atravesadas. Una, sobre los paralelismos entre la verdadera historia que nos cuenta Álex de la Iglesia y la que escribió Isaac Rosa en La habitación oscura. La otra, como consecuencia de ambas narrativas, es esta: o rompemos las costuras de esta sociedad líquida en que vivimos, o estamos irremediablemente jodidos.

La belle saison

“¿Existe algo más desconocido que el soldado del monumento al soldado desconocido?

Sí, la mujer del soldado desconocido”. Leer más

Moon River

image

Durante treinta años viví en un piso bajo de un edificio de cuatro plantas, por mi ventana pasaba la gente y nunca sabías si se miraba en el cristal o husmeaba por el interior. Ahora, en las noches de ventanas abiertas, desde la cama puedo ver las copas de las palmeras a la altura de mis ojos, y, más allá y más abajo, las farolas encendidas de la avenida Ramón y Cajal, que tantas veces recorrí camino del instituto, e incluso, a lo lejos, hundidas en la Sevilla al nivel del mar, las balizas de luz roja en lo más alto del puente del Centenario.

La imagen de esta porción de ciudad, a la hora tibia en que el pueblo se recoge, es una de esas instantáneas que permanecen en el tiempo y persigues cada verano.

En aquella habitación de estudio apuntando al piso bajo del bloque de enfrente, nunca vi a Audrey Herpburn cantando en el alféizar de su apartamento, ni siquiera llegué a imaginar que algo parecido pudiera ocurrir, así que nunca me creí George Peppard, en su papel de escritor enamorado, y mi historia de adolescente se alimentó de realismo mágico, es decir, de encontrar a personas de la vida real que no necesitan, como la amada de Serrat, lavarse cada noche con agua bendita.

Hoy, desde mi habitación con vistas, intento, o aspiro al menos, leer la vida como la escribo, y viceversa, lo que resulta todavía más doble tirabuzón. Respecto a la canción más hermosa del mundo, tal vez Moon River, me queda bien lustrosa, al cabo de los años, junto a otros cientos de momentos íntimos o compartidos y disfrutados con gente como, por ejemplo, tú.

Voluntad

Es como si yo quisiera comprar un reloj. Sueño con un reloj que no tengo y antes de poseerlo trato de imaginármelo, imaginarme cómo está hecho, cómo lucirá en mi muñeca, qué dirán los demás al verlo… Pero cuando consigo adquirir el reloj, casi inmediatamente empiezo a utilizarlo para ver qué hora es y todo lo demás… que era lo que me atraía, que era el verdadero motivo por el que deseaba el reloj, en eso… dejo de pensar. Por lo tanto, ¿qué es lo que quería? Es más importante la voluntad de tenerlo que el reloj en sí.
Leer más

Estigmas

image

De los momentos que te marcan en la vida, hay algunos ocupados por películas. Siendo tan insignificante en el tiempo, se te adhieren a los pliegues de la memoria. Fertilizan los recuerdos, a veces tierras áridas y espinosas.

Leer más