El fascismo sociológico

Han pasado 81 años. Quince personas, de entre ellas nueve mujeres aceituneras, fueron fusiladas el 24 de octubre de 1931 por los fascistas en San Juan de Aznalfarache. Cuarenta y dos años después de la muerte del dictador Franco, demasiados años para una democracia, el recuerdo de estas mujeres quedó plasmado ayer en la antigua calle Cardenal Segura.

Días antes de la inauguración oficial del Paseo de las Nueve Aceituneras, corrió por las redes sociales este mensaje:

Se iba a colgar la bandera republicana en el balcón del ayuntamiento y en el mástil de la rotonda de Bartus, pero el PP, a través de la Subdelegación del gobierno, ha mandado requerimiento judicial al ayuntamiento advirtiéndole de las consecuencias, ya que el escudo del ayuntamiento aparecía en los carteles del acto y no puede aparecer ninguna bandera que no sea la oficial en actos institucionales. El motivo de fondo de todo esto es el malestar de la parte mas fascista y reaccionaria de San Juan ante el cambio de la antigua calle del cardenal Segura, que es la que se le ha adjudicado a las 9 mujeres asesinadas…

Ayer estuve allí. Tuve la oportunidad de fotografiar la rotulación de la calle y los azulejos colocados en el monolito situado un poco más arriba, donde aparecía, junto a los nombres de las personas homenajeadas, el siguiente texto:

El pueblo de San Juan a la memoria de las quince víctimas de la represión fusiladas el día 24 de octubre de 1936, entre ellas nueve mujeres aceituneras. Por la Verdad, la Justicia y la Reparación. Queda inaugurada el 24 de octubre de 2017.

Eran las 6 de la tarde. Justo después de sonar el Himno de Riego, un coche BMW pasó a más de mil; su conductor gritó “¡Viva España!”. Unos minutos después, tomando un café con Manolo Velasco (casualmente en su día de cumpleaños, que casualmente coincide con el día en que nació Diamantino García: la casualidad, muchas veces, tiene ese añadido de honra y dignidad), alguien dijo en la barra del bar: “Lo que no me cabe en la cabeza es que quien ayer estuvo paseando con el obispo por la misma acera se cambie de chaqueta hoy para inaugurar un monumento a los otros”. Supongo que se referiría a la cortesanía socialista del pueblo, y que ese “ayer” tenía que ver con las banderolas religiosas que engalanaban toda la calle (allí mismo está la parroquia San Juan Bautista).

Esta mañana, a menos de doce horas de haber estado allí, los azulejos recién inaugurados ya no estaban. Alguien los había arrancado cuidadosamente, y había tenido el “detalle” de dejar las flores que se dejaron ayer.

Han pasado 81 años y un día. Quince personas, de entre ellas nueve mujeres aceituneras, fueron fusiladas el 24 de octubre de 1931 por los fascistas en San Juan de Aznalfarache. El fascismo que las asesinó sigue vivo, es visible en las palizas a manifestantes, en las exaltaciones patrióticas de los últimos tiempos, pero también en los supermercados, en las recogidas de firmas para eliminar el Impuesto de Sucesiones, en los periódicos, en los tuits y en los parlamentos. No lo olvidemos.

Exigiendo futuro, dignificando el pasado

Esta mañana la hemos tenido ajetreada contraprogramando a la Junta de Andalucía, que ha puesto toda su pompa y circunstancia vendiendo unos presupuestos para el año que viene que incumpliría sus propias leyes, dejando pendiente de transferir a los ayuntamientos andaluces 660 millones de euros.

En concreto, la Junta debe a los ayuntamientos de la provincia de Sevilla más de 107 millones de euros. Así lo hemos denunciado en rueda de prensa, donde un grupo de compañeras y compañeros de varios pueblos han puesto, negro sobre blanco (debería decir “tuit by tuit”) cuánto debe el gobierno andaluz a cada uno de sus pueblos:

Aquí puedes verlo someramente, en la cuenta de Twitter de IU Sevilla:

El Viso del Alcor https://goo.gl/UP2VDQ
Gilena https://goo.gl/pzaJCF
Pedrera https://goo.gl/QKCq7s
Castilleja de Guzmán https://goo.gl/KG6nk7
La Puebla de Cazalla https://goo.gl/tcp9Yo
Mairena del Aljarafe https://goo.gl/hFYNFQ
Brenes https://goo.gl/8FDJft
Peñaflor https://goo.gl/JUrxST
El Saucejo https://goo.gl/B8bhKN
Aznalcóllar https://goo.gl/52DtPh
Bollullos de la Mitación https://goo.gl/5J3w8Z
La Algaba https://goo.gl/21SdXg
Grupo de IU Diputación https://goo.gl/disVpE
Rueda de prensa IU Sevilla https://goo.gl/m9K28M

Por la tarde hemos asistido a la inauguración del Paseo de las Nueve Aceituneras en San Juan de Aznalfarache.

No hace falta renunciar al pasado al entrar en el porvenir. Al cambiar las cosas no es necesario perderlas. (John Cage)

Pobreza en Andalucía: La lupa miope

Mientras gobiernos y noticiarios abren portadas con Cataluña, la Red Andaluza de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN) advierte que “La pobreza existe y en nuestro país forma parte de la vida cotidiana de millones de personas”. Una frase demoledora, nada más comenzar el Informe 2017 de EAPN, subtitulado La Pobreza con Mayúsculas.

Mientras Susana Díaz baja impuestos a quienes tienen de sobra para pagarlos y más, el 41,7 % de la población de Andalucía está en riesgo de pobreza y/o exclusión social en el año 2016. Eso significa que, en términos absolutos, un total de 3.497.841 personas residentes en Andalucía tienen ingresos por unidad de consumo inferiores al 60% de la renta mediana disponible.

Mientras PSOE, PP y Ciudadanos rechazan la rebaja de dietas para los diputados y diputadas de nuestro Parlamento andaluz, el 57,6 % de las pensiones que reciben las personas mayores de Andalucía está por debajo del umbral de pobreza y el 11,6 %  por debajo del umbral de pobreza severa (ingresos inferiores a 4.104 € al año, es decir, 342 € mensuales).

“El desarrollo desarrolla desigualdad”, dice Galeano. Mientras Rajoy y la Junta nos hablan de macroeconomía y de subida del PIB en nuestro país, el crecimiento de la riqueza en Andalucía sigue sin corregir las desigualdades; de hecho, está sucediendo todo lo contrario: se han incrementado. La evidencia señala que “esa mejora en la producción no está beneficiando a las capas más vulnerables de la sociedad”, por lo que “no se está redistribuyendo de forma eficiente”. Conclusión: por muy manida que suene la frase, lo cierto es que en Andalucía “Hay ricos cada vez más ricos y pobres cada vez más pobres”. Lo dice el Informe, no yo.

En comparación con el resto del Estado estamos igual o peor. Mientras que la renta media por persona en España en 2016 es de 10.708€, en Andalucía es de 8.398€. Esto supone una media de 2.310€ menos por cada ciudadano/a. Por si no fuera poco, la crisis no ha afectado por igual a todo el territorio nacional: desde 2009 en España la renta media por persona ha descendido en 610€. En el mismo período cada andaluz/a ha perdido de media 1.008€. No sólo ganamos menos, también perdemos más.

Prácticamente la mitad de las personas en paro en Andalucía están en riesgo de pobreza (45.4%) frente a un 37.4% de la población española. Hablamos de una diferencia de un 8%. Pero es que, además, el Informe deja claro que “un empleo remunerado no asegura una vida digna ni evita que se esté en riesgo de pobreza. La crisis ha puesto de manifiesto el fenómeno de los trabajadores y trabajadoras pobres, que aunque realicen una actividad laboral remunerada no les permite mantener unos estándares de vida digna”.

Otro dato demoledor: un 33.11% de la población menor de 16 años está en riesgo de pobreza y exclusión social. Acertaba Saramago cuando afirmaba: “No sólo hay desigualdad en la distribución de la riqueza, sino en la satisfacción de las necesidades básicas”. Lamentablemente, EAPN recoge que “la gratuidad de la educación en España no garantiza el ejercicio real del derecho de los niños y niñas en situación de exclusión social”. En Andalucía hay casi un 60% más de posibilidades de caer en el riesgo de la pobreza con estudios primarios o secundarios que con formación superior, y más de un 40% de las personas con formación secundaria (primera etapa) está en riesgo de exclusión.

Mientras te piden que firmes contra el Impuesto de Sucesiones por la calle, para muchas familias andaluzas, el pago de la hipoteca o alquiler, mantenimiento, luz, agua, calefacción o aire acondicionado para mantener el hogar a una temperatura adecuada, etc., son imposibles de asumir, una cifra que aumenta cuando hablamos de afrontar gastos inesperados al que muchos andaluces y andaluzas no pueden responder.
En este sentido, más de la mitad de los hogares andaluces (52,4%) afirma no poder hacer frente con esos gastos. Casi tres mil familias han sufrido desalojos por impago de hipotecas o alquileres en el año pasado.

Mientras en las tertulias, los barrios, los bares… sigamos poniendo el árbol de Cataluña delante de nuestros ojos, estaremos ocultando el verdadero bosque de la pobreza en la trastienda del sur de Europa. Mirando con lupa miope lo que sucede en el pueblo de al lado; incluso, tú bien lo sabes, en la casa de al lado; es más, tal vez, en nuestra propia casa: cuestión estadística.

Complejo de minoría

Hubo una encuesta en la que el 80 por ciento de las personas afirmaban que conducían el coche mejor que la media, algo que es matemáticamente imposible. En el lado opuesto, otra encuesta dio como resultado que las personas con un mayor coeficiente de inteligencia dudaban mucho más de sus capacidades que quienes tenían un coeficiente menor.

En la izquierda alternativa al pensamiento único existe muchas veces un sentimiento de inferioridad que en política podría denominarse “complejo de minoría”. En no pocas ocasiones, asumir ese papel de Pepito Grillo en nombre de las minorías desvalidas, perseguidas, que en realidad ¡representa a las mayorías!, se convierte en una zona de confort, una envolvente protectora, el medio cascarón que cuidaba de Calimero, aquel Pollo negro que sufría porque el Pato verde le había robado la personalidad, y por eso se sentía muy triste.

Este espacio de autenticidad es cool y permite conservar las esencias intactas, pero, salvo excepciones, es poco útil, acaba generando frustración y, peor aún, invita al síndrome de Fausto.

La pregunta es ¿Se puede tener voluntad de cambio sin voluntad de mayoría?

‘El revolucionario debe ser capaz de oír la hierba crecer’, escribió Marx. No hace falta recordar el 15M. Desde nuestro Estocolmo particular, podemos conformarnos con escuchar el paso de los trenes o subirnos a ellos y generar dialéctica al mismo tiempo que complicidad. Podemos ser como la insólita protagonista de la ópera “El caso Makropoulos”, una cantante de 337 años que alcanzó la inmortalidad a costa de ser “fría como el hielo”, o entender que las rosas, las mareas o las camisetas blancas o rojas son ideológicas cuando se convierten en símbolos de lucha frente al poder. No se trata de traicionar nada, sino de saber leer las necesidades, que son nuestras en cuanto lo son del Pueblo. Que las olas que golpean las ciudades no nos pille preparando la revolución en la playa, solas y solos alrededor de la hoguera.

Born to run

Hay días en que acudes a un lugar donde no está previsto que hables y de repente alguien te pide que digas algo y no quieres soltar generalidades, frases hechas, la banalidad y esas cosas. No por miedo escénico, sino por esa ridícula sensación de autocontrol, conservo en el bloc de notas de mi móvil un buen puñado de por si acasos, a modo de fichas para un guión.

La ficha del 3 de marzo que copio/pego aquí es de las más emocionantes, aunque apenas se deduzca de las frases esbozadas. Sobre ellas había previsto un pequeño tributo que no conté, un relato que no fue necesario gracias a las personas que sí intervinieron y emocionaron. Fue el día en que los compañeros y compañeras de San José de la Rinconada homenajearon a Concha Caballero.

Esto fue lo que garabateé (si es que tal expresión es posible) en mi teléfono móvil. Literalmente. No valen nada: sólo son la punta de mi propio iceberg.

Voy a muchos sitios donde no está previsto que hable, ahora ya escribo siempre en el móvil por si acaso

Agradezco esté homenaje porque tengo 50 años y me voy conociendo.

Entierro
Escribir

Orgullo de suceder como coordinador a Sebastián, Concha, Arregui,

De que viniera a mi presentación como candidato.

Orgulloso de su sonrisa, no física. He dicho que me voy conociendo y sé que su sonrisa no es como la mía, que es un escudo contra la timidez, la suya era como una ventana abierta, una sonrisa yo diría que intelectual.

Orgulloso de Born to run, María Izquierdo. Compartir música.

Orgulloso de Antonio Luis Girón