Arquitectura pública de calidad en Dos Hermanas

Un amigo me escribe un correo cuyo asunto es “Dos Hermanas: La oportunidad perdida de ser uno de los mayores laboratorios de Arquitectura Pública de calidad”. ¿A que suena bien?

Lo que me envía es el enlace a una web llamada ArchDaily, donde se muestran diferentes imágenes de la escuela infantil Huerta de la Princesa, situada en las calles Timanfaya y Alcornocales, cerca del Parque de La Alquería y la Avenida de España. Se trata de una guardería pública de la Junta de Andalucia, diseñada por Carmen Sánchez Blanes, que, a juicio de mi amigo, es uno de los poquísimos ejemplos de arquitectura asistencial cuyo proyecto salió a concurso público abierto, en este caso por el ISE.

El resultado es un edificio de una calidad arquitectónica apreciable en muchísimos detalles, a pesar de la evidente limitación presupuestaria de su ejecución.  Con un diseño simple y preciso, y con unas soluciones constructivas sobrias y modestas, es un espacio colorista, alegre y muy bien adaptado al usuario infantil.

Desgraciadamente, es uno de los pocos ejemplos de edificaciones de calidad de la era Toscano, en la que ha primado lo ostentoso (el velódromo, el hipódromo, el golf y todo Entrenúcleos, entre otros…), lo cutre (los juzgados, la residencia de Los Jardines…) y lo triste (varios de los institutos y colegios del municipio). Diseños, todos estos, o la inmensa mayoría, realizados por las mismas personas.

Los comentarios están cerrados.