Enemigo rumor

Hace un par de semanas me preguntó mi compañera Juana por whatsapp: “A qué te dedicas, coordinator?”

Aquí lo que estaba haciendo entonces:

Llevaba tiempo leyendo Poesía completa de Lezama Lima, que me regalaron en mi último cumpleaños. Tras Enemigo rumor se me ocurrió poner música a algunas de las imágenes que inspira en sus versos. Y luego, al revés: titular los temas con algunos de sus versos.

Aquí todos los títulos juntos -algo más de 20 minutos- en mi canal de youtube:

La teoría sueca del amor

Un título llamativo, una imagen poderosa, drones grabando desde el cielo, efectos visuales y auditivos (potente banda sonora), la pulcritud en modo efectos especiales, un comienzo provocador, una lanza atravesando el abdomen de un etíope y un final con el sociólogo de moda (que falleció poco después). Con estos aderezos, dan ganas de ver el documental, ¿verdad?

Luego, en realidad, lo que ves no me parece para tanto. Lo que deja en el aire, sí: las preguntas, las reflexiones y las sospechas que provoca, dan para una tesis doctoral. Mi camarada Ángel lo haría genial (de hecho, en su tesis cita varias veces a Bauman).

#TodosSomosBarcelona

A las 12 con Sigrid, Lothar, Pepe, Fran García, vecinas y vecinos que se ha querido sumar a la condena de los atentados en Barcelona y la solidaridad con víctimas y familiares.

Ningún integrismo es libertador de nada, ningún patriotismo debe descansar en el odio. Frente a la barbarie, la ternura de los pueblos.

(La foto es de Cadena DH).

Montparnasse

En París fui al cementerio de Montparnasse, como hacen muchas personas, a saber los motivos de cada cual. Visitar los restos de alguien que ya no es nada, es decir, que en realidad no está, es una de las expresiones más propias de la naturaleza humana, de las que más tienen que ver con lo que llevamos dentro, para bien o para mal. Tal vez fetichismo, claro,  y hasta necrofilia a veces.

Montparnasse es perfecto para repasarte las clavijas emocionales, pero mi condición de turista accidental en esa ciudad, que llevo encima tan imaginaria como inabarcable, me obligó a reconocerme ante Simone de Beauvoir y Sartre, primero (están a escasos metros de la entrada) y luego, un rato más de tiempo, con Julio Cortázar, con el que he estado recorriendo todo su París durante cinco días, como quien intenta encontrar a la Maga en el Pont des Arts, el sitio perfecto para buscar lo que no existe.

Algo de razón tenía aquel personaje de una película española de los noventa, no recuerdo cuál, que dijo “París no existe, es un invento de los franceses”. El (¿la?) París que visité a finales del siglo pasado tampoco existe, pero eso mismo es exactamente lo que nos pasa a las personas, así que nada de melancolías.

(Junto a Cortázar, sus dos mujeres, Carol Dunlop y Aurora Bernárdez).

Hace unos días vi en casa esta película dedicada a Beauvoir y Sartre, no sé si muy acertada en la narración de su relación más íntima, aunque dudo que eso importe hoy.

Born to run

Hay días en que acudes a un lugar donde no está previsto que hables y de repente alguien te pide que digas algo y no quieres soltar generalidades, frases hechas, la banalidad y esas cosas. No por miedo escénico, sino por esa ridícula sensación de autocontrol, conservo en el bloc de notas de mi móvil un buen puñado de por si acasos, a modo de fichas para un guión.

La ficha del 3 de marzo que copio/pego aquí es de las más emocionantes, aunque apenas se deduzca de las frases esbozadas. Sobre ellas había previsto un pequeño tributo que no conté, un relato que no fue necesario gracias a las personas que sí intervinieron y emocionaron. Fue el día en que los compañeros y compañeras de San José de la Rinconada homenajearon a Concha Caballero.

Esto fue lo que garabateé (si es que tal expresión es posible) en mi teléfono móvil. Literalmente. No valen nada: sólo son la punta de mi propio iceberg.

Voy a muchos sitios donde no está previsto que hable, ahora ya escribo siempre en el móvil por si acaso

Agradezco esté homenaje porque tengo 50 años y me voy conociendo.

Entierro
Escribir

Orgullo de suceder como coordinador a Sebastián, Concha, Arregui,

De que viniera a mi presentación como candidato.

Orgulloso de su sonrisa, no física. He dicho que me voy conociendo y sé que su sonrisa no es como la mía, que es un escudo contra la timidez, la suya era como una ventana abierta, una sonrisa yo diría que intelectual.

Orgulloso de Born to run, María Izquierdo. Compartir música.

Orgulloso de Antonio Luis Girón