A Rota entre algodones

Quien conoce la Nacional IV sabe que en estas fechas es fácil llegar a Rota: basta seguir las migas de algodón que van dejando los camiones en el arcén, desde Los Palacios hasta las alambradas de la Base Naval.

Ya no es sólo la OTAN, el amor a una Andalucía como tierra de paz, la soberanía de nuestro pueblo sin injerencias de ningún Imperio. También el TTIP y el CETA, esos tratados que andan negociando los trileros de las grandes finanzas y sus políticos titeres a ambos lados del Atlántico.

Treinta y un años de la primera Marcha a Rota, que coincide con el 31 cumpleaños de Alberto Garzón. No sé si la norteamericana que nos ha acompañado durante los tres kilómetros del recorrido conoce al compañero, o aquello que le sacaron de los gatetes.

El cartel dice: Stop killing cats. 

El recorrido ha sido diferente al de años anteriores, atravesando el pueblo. Menos insultos de los esperados, algún que otro “dejad tranquilos a los roteños”, o “queréis quitarnos el trabajo”, de sobras compensados por personas que levantaban el puño o aplaudían desde los balcones. 

Muy agradecido por la atención y el calor humano al paisano David (que ha ido con el grupo de Ustea) y a los compañeros y compañeras de IU Cádiz, especialmente al coordinador provincial, Fernando Macías (alcalde de Medina Sidonia) y su gente. 

A la vuelta, el mismo rastro de algodón, campos nevados en la N-IV y silbando “Te lo cambio por amor, el dinero…“. 

Enlace permanente a este artículo: http://manololay.com/a-rota-entre-algodones/

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.