06.06.2020

#5MayoYoVoy: Pequeño ensayo sobre la Dignidad y la admiración

Se criaron y educaron en la oscuridad del franquismo, pero eso no les impidió organizarse y enfrentarse a aquel régimen que te torturaba en comisarías como la Gavidia y te llevaba ante el Tribunal de Orden Público. Lo hicieron en asociaciones vecinales, en partidos políticos y sindicatos, en colectivos y peñas, se mezclaron en el Vertical de sus centros de trabajo para luchar desde las mismas entrañas de la dictadura.

Se dejaron la vida por el sueño de las libertades y la democracia. Hoy, ya pensionistas, son conscientes de que esa democracia está enferma de corrupción y desigualdades. Después de tantos años, pese a todo lo conseguido, aquello por lo que pelearon sigue siendo un sueño pendiente. Saben que muchos herederos de aquel régimen son hoy dirigentes transmutados y adaptados a los nuevos tiempos, que los derechos constitucionales están sometidos a las leyes del mercado, que las necesidades más elementales (sanidad, educación, trabajo, techo…) son mercancías en manos de quienes gobiernan en la sombra de las urnas y los discursos oficiales del indecente sentido común.

Por eso, porque confrontaron otras mentiras y otros discursos, su juventud de entonces pervive en sus sueños de ahora. Y quienes nunca los engañaron antes, tampoco lo consiguen en el presente. Las calles han cambiado, pero son las mismas. Ellas y ellos también, y lo que persiguen.

Han logrado torcerle el brazo al gobierno de Rajoy. Han demostrado que la movilización sirve para cambiar las cosas. Han desenmascarado a quienes decían que no se podía y lo que querían decir es que no querían.

Sus pensiones, mejores o peores, no peligran, pero las nuestras (sus hijas e hijos) y las de la gente más joven (sus nietos y nietas) en absoluto están garantizadas, más bien al contrario. Por eso, la mejor de sus enseñanzas es esta: cuando se manifiestan por la dignidad de las pensiones públicas, lo están haciendo por solidaridad intergeneracional, por nosotras y nosotros, por nuestras viudas, por las personas que no encuentran un trabajo minimamente digno o por quienes no podrán cotizar lo suficiente con empleos precarios y sueldos de miseria. Porque no sólo exigen lo que les pertenece, porque sus sueños son colectivos, lo abarcan todo, como los tuyos o los míos.

De ahí que tengamos que darles las gracias, mostrarles nuestra más profunda admiración y respeto; y también, por lo que han hecho y siguen haciendo, tenemos la obligación de ponernos a su lado, codo con codo, para aprender de su humanidad y así poder compartirla, cuando seamos mayores, con las próximas generaciones.

(La fotografía de arriba es de Federico Noriega).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *