17.10.2021

20

Hace veinte años, o eso dicen los informativos de la televisión. En el camping Jaranda, la megafonía había pedido un minuto de silencio «por el atentado en Biescas». De allí fuimos a Salamanca. Ahora, bajo estos árboles, no en Jarandilla de la Vera, sino en Zahora, veinte años después, la vida vuela, la vida mancha, tempus fugit.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *