29.09.2020

Este miércoles he asistido –como invitado- al 13 Congreso Provincial de CCOO Sevilla. Mucha gente conocida, obviamente, algunas compañeras y compañeros también en Izquierda Unida. Me ha alegrado ver la composición de la mesa que dirige el congreso: seis mujeres y tres hombres, ni ellas ni ellos floreros, que por eso ellas (y ellos) han peleado bastante (y seguirán haciéndolo) para repudiar recomendaciones sexistas como “Protege tu espalda cuando tengas que barrer y fregar el suelo o cuando manipules cargas de ropa sucia”, como se ha visto recientemente en el tablón de anuncios del Ayuntamiento de Carmona.

Dicen que han rectificado, pero cambiar un papel no evita un prejuicio, sólo lo maquilla. Para cambiar eso (y para muchas otras cosas más) es necesario un sindicato con conciencia de clase.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *