05.07.2022

11M

Casualidades de la vida. Tal día como hoy, en 2004, me enteré de los atentados de Atocha mientras desayunaba a 200 metros desde donde escribo ahora, en un bar de la calle Japón, en Sevilla Este. Entonces trabajaba en la empresa constructora donde estuve hasta 2012, y al enterarme llamé a mi jefa, Marta, que se encontraba en Madrid (ni siquiera sabía bien qué había pasado cuando hablé con ella).

Casualidades de la vida, tambi√©n, la obra en la que trabajaba entonces es la del edificio en el que me encuentro ahora, escribiendo este post, donde se encuentra la sede de IU provincial y andaluza. Ten√≠amos la oficina fuera de aqu√≠ porque esta zona, hoy residencial e integrada, era un queso gruyere lleno de excavadoras, calles sin trazar, camiones y hormigoneras, gr√ļas como hachas silbando en el aire… El paso del tiempo va hilvanando recuerdos, a veces no te acuerdas de lo que almorzaste ayer, a veces pasan doce a√Īos y te ves desayunando y recordando hasta las palabras que dijiste en una conversaci√≥n telef√≥nica de apenas un minuto. Aqu√©l 11M se habl√≥ del adi√≥s a mucha gente; √©ste de hoy, del regreso de una persona querida:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *